4 Tipos de amarres de amor ¿Para qué sirve cada uno?

Tipos de amarres de amor

Existen muchos tipos de amarres de amor en estos 4 que pueden servir para multitud de finalidades y ser igualmente eficaces si se emplean con la intención adecuada y los recursos apropiados.

Recuerda que existen muchos tipos de amarres de amor que no tienen nada que ver con el amor, los hay para atraer la prosperidad económica, la buena salud, las oportunidades laborales, para conservar una parte de nosotros mismos…

No obstante, por lo general podemos distinguir entre los siguientes tipos de amarres de amor, tanto si hablamos del amor romántico como de cualquier otro tipo de vínculo afectivo:

  • Amarres de amor con magia simpática o empática (vudú). Se trata de rituales o hechizos en los que interviene algún elemento que representa a la persona a la que se quiere amarrar. Los más habituales y conocidos son los propios de la magia vudú tradicionalmente ligada a la magia negra. Lo cierto es que el vudú no establece distinción alguna entre la magia blanca y la magia negra, únicamente se rige por el principio de que los similar atraer o repercute sobre aquello que es parecido a él.

Es habitual encontrar rituales que nos exigen un objeto personal de esa persona, una fotografía o la escritura de su nombre y todo ello tiene su base en los rituales de vudú que utilizaban muñecas y todo tipo de actos del cuerpo humano de la persona la que se pensaba hechizar.

  • Amarres de amor de tipo endulzamiento. Son amarres que se utilizan para fomentar a través de elementos naturales aquellos lazos amorosos que ya tienen una base sólida la mayoría de hechizos y rituales utilizan al menos algún elemento endulzado como el azúcar o la miel.
  • Hechizos de amarre. Son aquellos amarres que se sirven principalmente de algún tipo de oración, cantó con suplica y que reciben en la mayor parte de su fuerza de las palabras pronunciadas durante su realización.
  • Amarres complejos. Estos amarres son de los que incluyen al menos un elemento de los tres tipos señalados en los apartados anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *